Chingue a su madre el que se ofenda.

24 abril 2006

DE OPINION -- POR SALUD PUBLICA

Image hosting by Photobucket

Todo extremo es delicadamente, prejudicial. La vida es simplemente tan chingona, simple, complicada o mierdosa como uno guste disponerla. Los extremos, repito, son una estupidez que solo termina por derramarse sobre nosotros, como aventar agua hacia arriba y sin moverse, recibirla inevitablemente de vuelta, así, como unos pendejos.

La religiosidad en una sociedad, entre mas profunda e influyente sea, provoca que el dominio y la autentica libertad en un ser humano se convierta en un burlesque tanto intelectual, social y hasta económico.

No hay que pregonar que se es Ateo, que se es católico o budista. Eso es una tontería para personas que se debaten en un nivel de pensamientos demasiado rustico. Un hecho debería ser, que todo eso fuese superado, una platica para niños, quienes discuten sobre la existencia o no de Santa Claus. Pero México es un país de asnos.

Esos asnos, que viven pegados a una maquina, tocando de puerta en puerta vendiendo cosméticos, aquellos que son albañiles, taxistas o simples vendedores en tianguis. Son ellos la carne de cañón que alimenta el poderío que los mata en vida.

Image hosting by Photobucket

Una tarde me tope con estas “manifestaciones artísticas” en un camellon de una transitada calle de la ciudad. Simplemente me dio risa y me sentí ridículo viviendo en esta mierda de país. Yo no tengo ni la influencia ni las ganas, es mas, no me interesa en lo mas mínimo que gasten sus vidas hablando con paredes o cúmulos de oro, cerámica y barro. Pero de vez en cuando me afecta tener que ver, escuchar y aceptar la radicalización del entorno sin que nadie meta las manos. Por eso escribo en este blog.

No me siento dispuesto (en esas ocasiones en que amanezco sin mi hueva habitual), a tolerar a los intolerantes. La iglesia catolica construye escuelas, crea mounstros, los manda adoctrinando a sus cercanos y termina por tener tanta influencia, que hasta candidatos presidenciales se vuelven. Calderón Hinojosa forma parte de esa aberración, gente devota que al alabar a Dios y aceptar su putisima santa voluntad, se enceguece y justifica de antemano, que a unos les toco estar arriba y a otros abajo. Gente que ha renunciado al autentico concepto del libre albedrío, no le aportara nada al país.

Las fuerzas del Yunque están al acecho del poder, más profundamente, más permanentemente. Y esto, esto significara un atraso en los atropellados logros de los últimos años en nuestro país. Por salud pública, un monaguillo no puede ni debe ser presidente, por salud pública, las creencias o no creencias personales deben de permanecer en libros, galerías, museos, como simple medio de expresión; no en escuelas, calles, centros de gobierno.

“Y las ‘obras de Satanás’ son todas las que, a juicio de los jefes de la Organización Nacional del Yunque, no se inscriben en el objetivo que quiere para México: instaurar el reino de Dios mediante la conquista y retención del poder ‘para evangelizar las estructuras y las instituciones’ del Estado mexicano que, por historia, Constitución y leyes, es laico.
Por salud mental, hay que reconocer, que todos lo excesos son malos.

Y ASI LO "CREE" EL ATEO®...

6 comentarios:

Yzak dijo...

Organizaciones como el Yunque nos hacen ver que entre el siglo XVIII y el XXI no hay mucha diferencia...


saludos!

Dnalkesh dijo...

Solamente tengo una cosa que decir:

¡AMÉN!

Aracnida dijo...

Puta madre!!!!! y pensar que para que en cuestion de esto se agarre la onda es algo jalado de pelos, de acuerdo contigo...Saludos.

Xoconoxtle Cósmico dijo...

Bravo, Ateo, Bravo!!!!!

Xoconoxtle Cósmico dijo...

Bravo, Ateo, Bravo!!!!!

Mariana dijo...

O_O... Si ya eres muy alabado.. te deberian de canonizar!!!... "San Ateo". Tu que andas prestando atencion a ese tipo de cosas... ¡bah!