Chingue a su madre el que se ofenda.

20 agosto 2006

CUENTO CORTO -- IVRESSE

Photobucket - Video and Image Hosting
Powered by Castpost

Aquel sábado por la noche, conduciendo con sin cuidado y distraído por la boca que chupaba mi pene, me apuraba a dejar a mi novia a su casa, harto de escuchar que me amaba mientras se tragaba mi líquido seminal. Últimamente los baches han disminuido, pero ya vienen las lluvias; Tijuana será zona de guerra.

Una llamada a mi celular, mientras regresaba por la carretera iluminada por los reflectores de los campos de concentración patrocinados por URBI y Casas GEO; la llamada en el celular me invitaba a casa del Porker.

Porker por gordo y porque era una verga para el poker. Por suerte siempre me llamo mas la atención tomar que andar con ridiculeces como jugar billar o domino, poker o andar tocando guitarra con chicas.

El Porker me invitaba a su covacha, donde su arsenal de botellas a medio empezar (nótese mi puto entusiasmo al aplicar la tan conocida mamada de los pendejos reaccionarios que te piden tu opinión al ver un vaso con agua, sin estar lleno; al preguntarme por primera vez, solo atine a decirle a mi maestro de sociología, que no mamara); las botellas pues, eran alimentadas por un par de chicas, la gorda y la naca.

Mi vida debe tener equilibrio, mi novia era tan bella que me hacia tener melancolía sobre la fealdad del mundo, que mas allá de tener condición social, tiene vagina. Y no soy tan malo como para negar palo.

Tome el libramiento y maneje por cuatro minutos a ciento veinte kilómetros por hora, llegue sin contratiempos y las chicas estaban allí, pero la mas hermosa de todas las cosas, es decir una botella de Absinthe, estaba reluciente frente a ellas.

Cabe decir que usted, afamado lector de basura por Internet, si no ha probado el Absinthe, no debe hacerlo jamás. El ajenjo es para locos, para dementes, no para tipos con familia, trabajo serio y responsabilidades. No es juego, esto que digo si es, no sean pendejos, que para eso estoy yo.

Yo tenia una novia que mamaba la pija mientras conducía, me agarraba los huevos cundo lo deseaba (incluso llegue a pensar que era una especie de telepatia mental, pues cuando se me antojaba, de inmediato tenia su mano masajeandome); tenia un trabajo que me daba para vivir mis vicios, pagarme lo necesario y hasta ahorrar para irme de vez en cuando de viaje o por lo menos meterme en bares con bailarinas exóticas, que me cogia de vez en cuando, cuando la novia no me podía atender.

Esa noche pues, la botella y la naca me esperaban. El Porker ya estaba tomado y hablaba estupideces sobre nuestro trabajo y un futuro que el no podrá disfrutar, ya que es demasiado pendejo como para disfrazar su alcoholismo, de algo mas aceptable. Pobre pendejo.

Y las canciones de los Héroes del Silencio comenzaron, las latas de pacifico volaron, las colillas de botellas fluían y las once de la noche apenas aparecían.

Las consignas en grupo, de tomar, perderse, de estar a salvo en una casa, de no trabajar al otro día, de vivir momentos inolvidables, nos guiaban a caminos de felicidad.

Photobucket - Video and Image Hosting

-“Los excesos, son el impulso que revive en el ser humano, la capacidad de asombro y de disfrute, ante la conciencia de que, todo es inútil”- EL ATEO (Uy,uy)

La fea y el Porker se besaban, después de muchos intentos, la naca aun era presa viable para mí, ambos lo esperábamos después de algunos intentos frustrados y su sonrisa me mostraba la ansiedad por confirmar que, mas allá de ser un mujeriego y caso perdido, fácil y demás barrabasadas, era bueno en la cama. La cama empieza por un planteamiento correcto del negocio.

Porker y yo tomamos la botella verde y una cucharilla con hoyos que el usaba para mezclar el amargo licor con te. Las chicas elevaban la cara con la nariz espolvoreada de donitas bimbo, cocainómanas. Trompas de elefante pronto salieron en mi mente al verlas sensualmente besándose.

El porker empezó con su predecible baile de strip tease y yo aprovechaba para tomar fotos y coleccionar evidencia de una borrachera mas, fotos que se pagan bien y sirven para financiar mas borracheras.

Media botella de Absinthe es fatal para principiantes. Cerveza para las chicas, con pastillitas para cruzar ganado es fenomenal.

Porker y yo echamos un cuarto de pastilla en una copita de absinthe y se la dimos a la fea. Hay cosas que jamás se deben hacer.

La mujer se volvió loca. Se metió con porker, quien le llamo a su tío y se encargo la mujer. Ella regreso y me llevo a mí. La deje ir sola y se marcho, enojadísima y con el culo deshecho; llego a casa y siguió la fiesta sola.

Yo me puse a leer y terminar totalmente ahogado, cantando y diciendo disparates, el porker se acostó y la naca durmió.

La naca fue hospitalizada, en su casa, ebria y jariosa, se metió un cepillo eléctrico en la vagina, el cual hizo corto dentro del canal vaginal y le causo daños severos.

Al despertar, desnudos, la naca y el porker compartían cama, la chica se levanto y se fue. Supe después que estaba embarazada, supe después que estaba incapacitada, supe después, que ya no estaba embarazada. Me acabo de enterar que quiere adoptar un bebe, junto con su esposo.

El Porker no lo sabe, pero esta a punto de ser despedido y su peor pesadilla, el que yo sea su jefe, tal vez no se cumpla, aun cuando yo ascienda y el se vaya del único lugar donde le reconocieron que en el fondo, es un poco inteligente.

Yo me intoxique aquella noche y después de un par de días, revisando mi teléfono celular, me di cuenta que había hecho decenas de llamadas que jamás debí hacer. La mujer que felizmente me chupaba los huevos a la orden telepática se entero, ya que esa noche, mande las fotos a decenas de contactos vía e mail, fotos de cómo la fea fornicaba con tíos del porker y mías, fecundando vientres ajenos.

La botella de ajenjo esta a la mitad y no la dejare sin terminar.

Y ASI LO "CREE" EL ATEO®...

2 comentarios:

Lili Evil dijo...

Si eso pasó cuando todavía no se acababa el ajenjo, lo que sucedió después de habérsela terminado debió haber sido desastroso.

Mariana dijo...

La gozadera, como se debe, que no?...