Chingue a su madre el que se ofenda.

04 noviembre 2005

SER GORDO ESTA DE LA REJODIDA (REPUBLICADO)

Mi mala suerte comenzó desde que nací. Siendo una persona normal estoy entre los más jodidos de mi especie. Entiendo que ser un retrasado mental que babea y gruñe para hablar es peor que esto, pero yo no estoy deforme o pendejo, estoy gordo, dentro de parámetros aceptables soy un tipo normal.
Decía yo que cuando nací, nací gordo…no fui panzón fui obeso, pese 5.4 kg y medí 39 cm. Chaparro y gordo. En casa la familia me apodo de la puta manera mas original: El Gordo…que imaginación tan pinche, ellos creyendo que eso me daría cariño y lo que hizo es tumbar mi autoestima al grado de que cuando llegue a tener conciencia, no había ya amor propio.
Existen unas fotos en algún rincón macabro de la casa materna donde me retratan con la estupida clásica foto del primer baño, parezco el mono ese de Michelin, rodeado de llantas por todo el cuerpo, parezco de esos perros que tienen lonjas hasta en la cara…fue raro todo esto dado que mis padres son delgados, aun a su edad tan avanzada son delgados.
Durante esos primeros años, la familia te quiere engañar con frases como: “Hay que sanote esta mi sobrinito, malo que estuviera desnutrido”, ahueeeevvo que me vieron la cara de pendejo cuando me lo creí.
En la escuela siempre me pusieron apodos y nunca me llamaron Omar, siempre fue una interminable lista de sobrenombres entre los cuales recuerdo: Lonjas, Grasas, Tortas, Robalonches, Gordo, Tonina, Shamu, Keyko, Ryno, Hypo Beach, Don Salchicho, Planeta tierra, Gordo Mongo, Gordolfo (como el polivoz), el comelon, el ballenato, entre otras crueldades que hacían que quisiera suicidarme a los 7 años de edad…Mas tarde, el peso fue buen aliado porque en mi primer pelea ni me dolieron los trancazos y de paso o le disloque un codo al wey que se me puso, eso fue lo único grato que recuerdo…
Cuando entre a secundaria me di cuenta de que era yo un inútil para la vida, no podía yo jugar basket ni fut, las niñas no se me acercaban mas que para pedirme dinero o la tarea, nadie me hablaba y solo me hacían burla a mis espaldas. Además de que descubrí el estreñimiento en su máxima expresión y se convirtió en un problema de toda la vida, allí empecé a desear no haber nacido…
Cuando hace calor, aquí en Mexicali es una cosa de toda la vida, sudaba como loco, sin poder contener el flujo de agua salada no lograba calmarme, todo por estar tan pinche gordo, además de que inexplicablemente hasta la fecha traigo un olor como a carnitas de cerdo.
A la hora de estar en la universidad, mi destino fue de lo mas triste, rodeado de bellas muchachas y tipos delgados, que aunque feo, empezaron a desmadrar viejas y a mi nada me toco, ni un besito, solo palmadas en el lomo como de apoyo, diciendo mentalmente: Ay mi Jorgito, sigue tragando así…
Un día me le acerque a la mujer de mis sueños, que lejos de estar muy buena estaba mas bien fea, pero mis estándares de calidad obviamente bajaron, me acerque y la invite a bailar a la recién abierta disco de moda…era tanta mi preocupación y nerviosismos que la panza se me revolvió mientras le daba el mensaje…ella lo pensó...lo estaba pensando cuando no pude sostener el puto esfínter y se me salio el siguiente sonido tipo silbido de nalga: Ppppppppppppppppdddddffffffffffffiiiiiiiiiittttt
Semejante pedo chillante que por mas que apreté se salio, todo consecuencia de mis pinches desajustes…Sara se carcajeo y me dijo algunas observaciones acerca de lo asqueroso que soy.
Para conseguir trabajo fue un pedo, las grandes empresas te contratan más por tu buena presentación que por tu conocimiento (que a decir verdad en la UABC no se puede adquirir mucho), tarde mucho para encontrar trabajo pero al fin me dieron lugar en el registro Publico de la Propiedad, de auxiliar de archivos, donde nadie me vea y tenga yo espacio para moverme, esa es la verdad, yo lo se.
Que decir de las mujeres gorditas como mi prima la China, que se la pasa de dieta en dieta esperando que la panzota se le separe de las tetas, ya que parece una oruga mutante, ella ha sufrido mas que yo pues ha sufrido desprecios sexuales a la mera hora, además de que es bien pedorra y eso ya no es muy gracioso, además es prieta y bien pendeja. Ayer se hizo la liposucción y la neta parece un tamal comprimido, le doy 2 meses para que regrese a sus dimensiones de cine planetario.
Ser gordo es lo peor que me ha pasado, ningún mensaje para elevar mi autoestima puede evitar que sienta ganas de morir cuando voy a miar y no veo mi pito, aun peor, no lo encuentro.
  • Ningún tratamiento nutricional ayuda al ver que tras 2 meses de joda ha disminuido tu peso en 1.7 kilos de los 110 que me cargo, nada de eso me da animo.
  • Ninguna palabra en buena onda me ayuda a sentirme mejor cuando me pongo mi ropa, que parece carpa de circo o lona de tianguis.
  • Ningún apodito cariñoso por parte de las tías me anima al ver que me están saliendo varices, que padezco de hipertensión y que el doctor familiar me ha citado para hacerme un examen de la próstata.
  • Ningún gordo es feliz, ninguno, si lo niegan y declaran que su vida esta llena de auto aceptación y felicidad es una CHINGADA MENTIRA, que solo busca una cosa: evitar que le den carrilla por ese asunto, que lo vean como una persona realizada y le respeten, cosa que al agacharse a amarrarse los zapatos se desvanece por completo.
  • Ningún consejero espiritual de parroquia me aliviana cuando me veo las gigantescas chichis que cuelgan sobre mi panza…

Así es esto, nadie nos quiere ni nos querrá, solo en casos patéticos donde la contraparte esta peor que uno, como quisiera estar flaco y salir en algún comercial modelando Abs Toner…cabe aclarar que soy virgen y no creo poder tener siquiera un orgasmo en lo que me reste de vida. Y ASI LO "CREE" EL ATEO®...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it » » »

Tu Patético Amigo dijo...

Yo mido 1.57 y peso 100 kilos, soy prieto. Cuando me hacen ver lo gordo que estoy me enojo y me deprimo en vez de tratar de cambiar. Las palabras de apoyo solo me humillan más. Pero por alguna extraña razón yo no me veo gordo (tengo lo contrario a la aorexia xD) y a veces creo que atraigo a ciertas mujeres (algunas muy atractivas)pero mi timidez, inseguridad y baja autoestima no me ayudan en nada, no creo poder querer a alguien pues no creo quererme a mi mismo.
Últimamente siento que me ahogo a la hora de dormir y despierto tratando de recuperar la respiración de manera abrupta y muy sonora que hace que mi familia entera se despierte. Aún así nadie me dice que vaya con un doctor (será por lo mal humorado que soy cuando recomencdaciones de ese tipo me llegan).
No pretendo con esto darte ánimos, solamente decir que no eres el único en esa condición pues me siento mejor sabiendo que existen personas que sufren lo que yo he sufrido, aún con lo patético y egoísta que pueda sonar.

Mal de muchos consuelo de tontos dirán, bueno creo que a ellos les irá mejor. En cuanto a mi, me hace sentir acompañado.

Saludos!