Chingue a su madre el que se ofenda.

19 enero 2006

CUENTO CORTO (SEGUNDA TRILOGIA - ASI DE TRISTE Y DE SOBRIO, LEJOS DE LA INCONCIENCIA) REPUBLICADO

Image hosting by Photobucket

José siempre fue un buen tipo, desde su época de estudiante, era bien intencionado y vivía conforme a la mas irreprochable moral ética que se le pudiese pedir a un tipo de su edad, José era muy correcto, demasiado para algunos gustos, tanto que de alguna forma se aislaba al no encontrar empata en los compañeros, quienes en ese tiempo disfrutaban mas de la pornografía, las novias y el fútbol, mientras el leía los demás descubrían su primer cigarro, mientras el concursaba en oratoria, los demás descubrían el sexo...

José vivió así hasta la llegar a titularse por excelencia y mención honorífica, José era un tipo triste, durante su niñez ayudaba a la familia en quehaceres domésticos, durante el verano el tío Juan lo invitaba a empacar la compra de los clientes en su pequeño mercado de abarrotes, un día el buen tío Juan lo llevo a la bodeguita, le bajo el cierre y se la empezó a chupar...

José nunca dijo nada, ni lo volvió a repetir, José se abstrajo un poco después de esto, pero siguió su camino, a la fecha aun felicita al tío Juan en las navidades...

José un día se topo con drogas en la puerta de su casa, los chicos que hace mucho le habían retirado la amistad regresaban con la intención de involucrar a José en la "nueva onda", además de tener acceso al dinero de este, José se llevo un par de patadas y puñetazos al negarse a compartir tan novedosa diversión...un día se animo a mandarle una rosa a la muchacha que le gustaba en la preparatoria, ella se río y en el bote de basura mas próximo se deshizo de tan honorable obsequio, el no lo volvió a intentar...no tenia amigos, no tenia familia, incluso no tenia vecinos, vivía en una casita a la orilla del río Chico, José leía libros y se divertía con ellos, mantenía relaciones imaginarias y se enamoraba de las protagonistas, ayudaba a los héroes y humillaba a los villanos...no tenia una vida real...intento buscar a dios, no lo pudo conseguir, el quería tener fe, pero su conciencia rebasaba esos mitos infantiles, estaba vacío y no tenia mas que hacer...pasaba los días sentado al borde de la cama mirando hacia algún lugar fijo, hasta que se daba cuenta que la luz disminuía y al ver la hora percibía el paso del tiempo, a veces su mente simplemente estaba en blanco...dejo de trabajar en la oficina para hacer sus ventas en casa, con su computadora, sin nadie a quien escribir, ni ganas de proporcionar una excelente atención al cliente, se dedicaba a leer teorías cuánticas y biyectivas, teoremas y axiomas complejos, su vida era una mierda inevitablemente patética...su jardín acaparaba su tiempo en las mañanas y su mama quedo a su cuidado, limpiarla y medicarla también le tocaba a el y a sus 32 años vivía como un viejo de 65...enfermo, contagiado por su madre, el no tomo las precauciones debidas y la tuberculosis lo tomo por sorpresa, no duro mucho y murió por el deficiente cuidado y "presupuesto aportado" en el Hospital general... pero antes de morir escribió una carta dirigida a su hijo, un hijo que jamás nació o estuvo un poquito cerca de la posibilidad de ser concebido...la carta dice así:

Hijo, no te conozco aun pero ya te quiero, fuiste mi esperanza y motivación para vivir estos duros años, yo no soy alguien de quien puedas estar orgulloso y si estuvieras aquí, no te podría dejar nada, solo te pido que no vivas la vida que yo viví, cambia, te tocara nacer con otro padre pero estarás aquí y cuando estés, no seas como yo, no estudies, roba, casate y madrea de vez en cuando a tu mujer, construye una casa, se una persona que viva al máximo, ten fe en la virgen, sonriele al vecino, da limosnas, ten muchos hijos, no pagues multas, soborna, hazte de amistades y contactos, vive cómodamente, no leas mucho, búrlate de quien puedas, llega tarde siempre, masturbate, ve mucha pornografía, ten muchas mujeres, metete drogas si te gustan, arma orgías, no uses condón, no ahorres, diviértete, baila, canta, embriagate y por supuesto...suprime cualquier deseo de ser diferente, de ser tu mismo, trata de ser como el mas popular, como los demás...trata de ser un triunfador...

Y ASI LO "CREE" EL ATEO...

3 comentarios:

aventurero dijo...

hola, me pareciò muy padre tu cuento, ya que en el campo de la ficciòn litararia, tambièn somos lo que no somos, tenemos lo que no tenemos, y logramos lo que siempre añoramos pero que en vida nunca pudimos lograr, la parte del hijo imaginario, que èl etaba seguro nacerìa, pero con otro padre, me pareciò la parte màs sensible del cuento, es casi un pensamiento celestial, no se, me logrò tocar en alguna parte de mi ser.

EL ATEO dijo...

GRACIAS POR EL COMENTARIO, POR APRECIAR EL HILO A UNA DISTANCIA MILIMETRICA DE SER INVISIBLE, EL HILO QUE LLEVA EN EL CENTRO LA LECTURA DE FICCION QUE LEISTE, GRACIAS DE NUEVO.

Yzak dijo...

¿Que es la vida, si no vivirla, con todas sus humillaciones, triunfos, pecados y alcoholes?


Excelente cuento. Saludos!