Chingue a su madre el que se ofenda.

15 diciembre 2005

CUENTO CORTO (Segunda Trilogia -- La Jarocha) REPUBLICADO

Image hosted by Photobucket.com

Powered by Castpost

Que si era bien perra y le encantaba la gruesa, nunca lo negó. Decirle 'puto' ni cualquiera de sus variantes lo ofendía. Era el Meche, el Meche de tus sueños. Cogía como conejo, con quien fuera, donde fuera, cuando fuera. A dos de tres caídas sin límite de tiempo. Pinche huesudo con encanto. Era eso, el encanto.Pero era demasiada buena vida como para que el cielo se la regalara sin problemas y, con toda saña, le dió a probar las mieles del amor [como todos sabemos, cuando te enamoras ya te llevó la chingada]. Y, poeshito, le rompieron su corazoncito de puto [los putos también tienen corazón, no todo es cogedera]. Y el Meche, a lágrima sangrante, juró venganza.

-me voy a vengar -vengarse no es venirse, pinche Meche.

-me vale madres! me las va a pagar ese pendejo. Pinches hombres! porqué son así?

-tú también eres hombre, cabrón, nomás que te encanta la pistola,chinga tu madre

-cha! y qué vas a hacer? le vas a matar al otro putete que te lo quitó

-me voy operar, me voy a convertir en una verdadera mujer y haré que se pierda por mí...

-no, no, no, no, no maaaaaaames, cabrón, te volviste loco?

-no-cha! a poco sí te vas a cortar la reata? bueeeeee... aunque lo que te cuelga no califica como reata, pero...

-me canso

-pero... pero... y pa' qué? a poco tanto vale la pena ese wey?

-ningún hombre vale la pena

-lo dices por dolida, pinche perra, pero deja que te encuentres a otro que te haga arrastrar la baba y ya veremos

-tal vez, pero este pendejo me las paga

-a poco se fué sin pagártelas? y a cuanto se las ofreciste?

-vete a la verga! estoy hablando en serio!

-mmmmta... no aguantas nada...

-ya verás, ya verás como se retorcerá por lo que voy a hacerle...

Y se la rifó cabron. Se operó todo. Se quitó el gusanito carnoso y le pusieron un hermoso orificio artificial. Se operó la nariz, le quitaron los pelotes propios de un machín, le inyectaron como tres Niágaras de hormonas y quedó de poca madre, el muy putarraco. No era necesario estar pedote para pensar que era vieja. Así, en tus cinco, te daban ganas de tirártelo.Y se fué a cobrar deudas pendientes.

Ja! pero el amor es el amor. Qué venganza ni qué mis huevos! Nomás vió al fulano de nuevo y ya estaba inconsolable rogándole que regresara con él [ella? eso?]. Y el wey regresó con el Meche, quien ahora era tremendo viejorronón presumible, por así decirlo.Pero se la hicieron de nuevo.

Se lo estuvo cogiendo un tiempo y luego lo mandó a la fregada. Le dolió, lo sufrió, anduvo como alma en pena por largo tiempo, como arrastrando su muerte. Se volvió un borrachote de primera, dormía de día, vivía de noche. Fueron largos los meses en los que se encargó de cultivarse el odio; odio del bueno, no pendejadas. Y un día, pareciera de la nada, se sintió lobo malo de repente...[Úsese música telenovelesca, con violines, pianos y melodía dramática...]

-qué haces aquí?

-vine a buscarte

-qué quieres Meche, esto ya se acabó

-no, bebé, tú sabes que no... yo.. yo.. sigo enamorada de tí

Se le hincó, le bajó el cierre y comenzó a succionar.[Úsese, ahora, música chafa de película porno]Aaaah, zapatero a tus zapatos... Fué una mega mamada. La mamada de su vida. El tipo estaba con los ojotes en blanco, perdido en los linderos del Olimpo. Y el Meche chupe y chupe, como una aspiradora industrial, como si quisiera sacarle las vísceras por el popote, como en aquellos días cuando lo hacía por puritito amor y no movido por los hilitos de la venganza. Y cuando el cabrón estaba a punto de explotar, Meche sacó tremendo cuchillote cebollero y de un solo rebanón le arrancó el pito y las pelotas. Lo ató a una silla y ahí lo dejó morir.

-mámate esa, conmigo no se juega

Todo mundo sabía quién se había escabechado al tipo pero nadie dijo pío. El pequeño, ligero y casi imperceptible detalle, es que a Meche, se le hizo costumbre la vengancita de arrancar pichas al menor despecho. Fea costumbre que le ha agenciado el mote de La Jarocha, ya sabes, te corta el pito y te deja panocha. Así que no te dejes llevar, por la primera impresión que te cause este mujerzuelo sicótico. El Meche es buen pedo, cámara a morir, entregado como una virgen, hermoso como un amanecer, pero, oh, no, no te atrevas a decepcionarlo... o lo pagarás con carne.

Y ASI LO "CREE" EL ATEO...

3 comentarios:

Jonas dijo...

saludos ateo:
esta noticia me encabrono bastante, es sobre un muro que el pinche de bush va hacer en la frontera:

leela en:
http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/newsid_4537000/4537238.stm

Anónimo dijo...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you! »

Alejandro dijo...

La Jarocha,Dic 005.

Te p asastebro .

Estacon toda superra madrela histo ria. La foto esta cabronsisima. Extraño sus relatos de antes. Considerelo, no mande a volar mi comentario como lo hace con muchos.